Las rebajas, funcionan mejor en internet

Estamos en las rebajas de verano, una de las mejores épocas del año en la que aprovechamos para comprar eso que queremos más barato, durante el segundo trimestre de 2017 se han facturado 7.700 millones de euros a través del comercio online, un 26% más que en el mismo periodo del año anterior. Este estudio pone de relieve que el sector del e-commerce cada vez gana más adeptos y que se convierte en una nueva fuente de ingresos no solo para grandes compañías de retailing, sino también para esas pequeñas tiendas que apuestan por llegar a un público más amplio a través de la red.

Datos como estos nos confirman que Internet ha supuesto una revolución en toda la concepción de compra que teníamos predefinida. Hemos pasado de la desconfianza de comprar a través de la red, debido a la poca fiabilidad y seguridad que hace unos años nos proporcionaba el mundo online, a propiciar un vuelco casi irreversible hacia un comercio muy enfocado hacia las pantallas de ordenador o dispositivos móviles.

Aunque en España todavía existen tradiciones tan arraigadas como la de esperar a la apertura de los centros comerciales el día del comienzo de las rebajas para no quedarse sin los productos que quieres, cada vez son más los que, en vez de desplazarse a las tiendas físicas, escogen la comodidad de adquirir los artículos que desean desde cualquier parte y en cualquier momento. Además de esa comodidad, la adquisición de productos online permite acceder a herramientas para comparar si el producto que deseas lo puedes encontrar a un precio más bajo en otra tienda de Internet, simplemente con un gesto en la pantalla.

Estos comparadores convierten el comprar por Internet en fechas señaladas como las rebajas o, por ejemplo, el Black Friday, en un doble ahorro. Son herramientas que permiten al consumidor valorar distintas tiendas que ofrezcan el mismo producto y que muestran las distintas variaciones existentes en los importes de los artículos, para posibilitar al usuario maximizar sus recursos económicos.

Además, en esta era tecnológica la excusa de poder ver físicamente los productos para decidir si vale la pena adquirirlos parece ya una cosa del pasado. Con el desarrollo de tecnologías a través de la utilización de herramientas de Inteligencia Artificial o Machine Learning, permiten al usuario no solo recibir sugerencias interesantes, sino también dar opción a, en algunos casos, incluso ver cómo quedaría un artículo en el salón de tu casa.

En resumen, el e-commerce es ya la alternativa al comercio tradicional cuando se trata de conseguir los mejores descuentos. Las compras electrónicas e Internet están ganando esta carrera y el consumidor final se ve beneficiado tanto a nivel de ahorro económico como de tiempo.

websline.es Tu éxito es nuestro éxito.